Cosas que se me pasan por la cabeza...

11. sep., 2019

Karl Stig-Erland Larsson

 Escritor y periodista sueco (1954-2004). Salto a la fama tras su muerte con la publicación de la trilogía de novelas policiacas Millennium, formada por Los hombres que no amaban a las mujeresLa chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire.

La saga Millenium

 Los dos personajes principales de la serie son Lisbeth Salander, una hacker veinteañera antisocial con memoria fotográfica y Mikael Blomkvist, un periodista de invesitgación que edita una revista llamada Millennium.

Larsson planeó escribir una serie de 10 libros, pero debido a su repentina muerte en 2004, sólo pudo completar tres, que fueron publicados de forma póstuma.

Un cuarto libro, Lo que no mata te hace más fuerte o La chica en la telaraña (Det som inte dödar oss), el cual fue encargado al editor Norstedts para terminarlo, fue publicado en agosto de 2015. El libro fue escrito por el autor y periodista criminal David Lagercrantz y no está basado en ninguno de los borradores inconclusos de Larsson.

La serie de novelas, con algunos fallos estructurales de relieve, tienen su fuerza en dos pilares, bajo mi punto de vista, fundamentales: en primer lugar, la fuerza de sus personajes donde Salander va creciendo de manera exponencial a lo largo de la saga y Blomkvist, por contra, empieza siendo protagonista para acabar convertido en un complemento de la genial hacker. Todos los que hemos leído la saga hemos soñado alguna vez con escribir un personaje como Salander y en segundo lugar, la intensidad de su trama. Los libros de la saga son novelas de las que, una vez empezadas, no puedes librarte hasta terminar la última hoja. Te enganchan como si de una dorga te tratasen y, cuando las terminas, un profundo desasosiego te invade. No volver a leer nada sobre Salander de nuevo es algo con lo que tenemos que convivir todos.

De la ultimas novela de la saga, escritas por Lagercrantz, no voy ni siquiera a hacer una critica. Me parecen una burda maniobra comercial. Las novelas de Larsson son, para cualquier amante de la novela negra, simplemente imprescindibles.

 

4. sep., 2019

Por otros motivos que no vienen al caso, me he topado hoy con una realidad que no conocía: las tiendas especializadas en compra y venta de libros de segunda mano. Desde mi punto de vista el debate está en dilucidar si este tipo de librerias dañan aún más la maltrecha economía y futuro de las editoriales (sobre todo las pequeñas) o si por contra consiguen alimentar el hábito lector y por consiguiente aumentar el número de clientes potenciales para el futuro. El debate creo que no es para nada sencillo.

En los últimos años y alimentadas por la crisis han surgido cadenas de librerias como Re-Read, que se encargan de manera ágil y sencilla de comprar tus libros. El problema es que el precio (0,20 euros por unidad) se antoja irrisorio. Los aspectos positivo son principalmente dos: En primer término, si el libro se halla en buen estado la tienda te lo compra, independientemente del valor comercial del mismo (aunque sean las memorias de Paulo Coelho) y en segundo lugar en su catálogo ningún libro supera los 3 euros. Muy asequible. Además, tienen precios especiales si te llevas libros por packs (2 por 5 euros y 5 por diez). El que diga ahora que no lee por temas económicos es para que se lo haga mirar.

Además de la anteriormente citada, existen otras como Relibrea o Bolsabooks (especializada en libros de texto). Una alternativa más que interesante para la gente que no se puede permitir gastarse una burrada en un libro nuevecito.

Aunque todavía son franquicias en fase de expansión, la única duda es si estas empresas conseguirán llegar a ese grupo de acérrimos lectores que adoran el olor a libro nuevo o si acabarán desapareciendo de nuestro panorama literario.

27. ago., 2019

En cierto modo, cualquier libro puede ser considerado como un pequeño tesoro. Bien sea por su edición, por alguna firma en especial, por su antigüedad o su relevancia, entre los lomos de un libro se han encontrado siempre pequeñas joyas de un valor incalculable. Estos son algunos de los ejemplares más caros: 

Código Leicester

Redactado por el gran Leonardo da Vinci, este libro es una recopilación de escritos, bocetos y dibujos. 72 páginas de Astronomía, Meteorología, Cosmología y Paleontología que, en 1994 fue comprado por Bill Gates por 30,8 millones de dólares.  

Evangelios de Enrique el León

Creado en 1188, fue un encargo del príncipe de Sajonia y Baviera. En su elaboración fueron usadas un total de 226 hojas de pergamino. Su precio: 22 millones de dólares.  

Evangelio de San Cuthbert de Lindisfarne

Ubicado en la biblioteca británica desde 2014, se trata del libro europeo más antiguo en perfectas condiciones. Es una copia manuscrita en latín del Evangelio de San Juan. Hallado en la tumba de San Cuthbert en 1104, su precio ronda los 10,7 millones de dólares. 

Libro de salmos de 1640

El primer libro impreso en EEUU, se subastó por 14,16 millones de dólares.  

Las aves de América

Libro recopilatorio sobre aves a tamaño natural del pintor naturalista Jhon James Audubon, originario de Haití. Este autor fue pieza clave en el desarrollo del libro de Charles Darwin "El origen de las especies". Su precio: 8,8 millones de dólares. 

Los cuentos de Canterbury

Obra de Geoffrey Chaucer, se considera la primera obra literaria escrita en inglés. Data de finales del SXIV y esta compuesta por varios relatos contados en la voz de algunos peregrinos. Su valor pasa de los 7 millones de dólares.  

La Biblia de Gutenberg

Aunque no fue la primera obre impresa por Gutenberg, si fue el primer material bíblico impreso mediante una prensa de tipos móviles. Su tirada fue de 180 copias y hace 30 años uno de sus ejemplares alcanzó un valor de 5,4 millones de dólares. 

20. ago., 2019

Muchos de nosotros ya tenemos acabado nuestro pequeño sueño. Han sido meses o años de teclas, tazas de café e insomnio acumulado que culminan en un documento de más de 300.000 mil caracteres. Y siento ser yo quien te baje de la nube pero, por si no lo sabes, ese manuscrito no es perfecto. Nuestra intención es siempre mejorar, aprender y limar esos “pequeños” errores que todo primer manuscrito tiene y hacerlo las veces que haga falta, hasta que llegue a convertirse en algo que se parezca a una novela. Bienvenido al tedioso mundo de la corrección.

En primer lugar has de saber que la corrección es un paso tan importante y vital como el de la escritura propiamente dicha. Salvo contadas excepciones, publicar un primer manuscrito sin revisión es tarea casi imposible.

 *ARGUMENTO. Lo primero que debemos preguntarnos es si hemos llevado a cabo el plan original que teníamos en mente. ¿Están correctamente ubicados los giros y los puntos de trama?. Al principio de todo relato tenemos un mapa de la historia en la cabeza pero, ¿hemos conseguido plasmar en palabras nuestra idea original? Si nuestra novela es de género, ¿entra dentro de los patrones clásicos del mismo? La mejor manera de corregir un escrito en el universo literario es hacerse preguntas sobre nuestra obra y llegar a convertirnos en nuestro peor jurado. Sólo así podremos hacer crecer nuestras historias. Pero cuidado con pasar de revisar a volverte loco con las faltas porque tampoco se trata de eso. Siempre hay un momento en que debes dejar libres tus historias.

 *PERSONAJES.

Absolutamente ligados a las tramas, al final, son seres con entidad propia que deben vivir, evolucionar y brillar al margen de los puntos de giro y demás piruetas técnicas. Lo primero a comprobar es si han evolucionado. Los personajes han de crecer, sufrir, llorar, cambiar, amar, odiar, ser felices y vivir la más absoluta de las miserias. No hay nada peor en una historia que un grupo de protagonistas planos e insulsos y, lo peor, predecibles. Deben explicarse de manera adecuada a su situación, educación, personalidad y estatus social. Un personaje tiene que atrapar.  

 *ORTOTIPOGRAFÍA. Siendo el más clásico es, a la vez, el más tedioso. Tildes, ortografía, guiones y repeticiones han de ser cazados y eliminados sin compasión. Es una de los puntos en los que puede merecer la pena gastarse unos euros y pagar a un profesional.

 Así que ya lo sabes, ponte a escribir pero luego, cuando acabes, comienza a corregir. Cómo decía un famoso escritor “Escribir es algo maravilloso; lo duro es tener luego que arreglar la mierda que hemos escrito”

 

28. jul., 2019

En un mundo tan competitivo como el literario (donde cada año se publican sólo en España más de 70 mil títulos), conseguir llegar a los lectores es una tarea titánica. Aunque no podemos considerarnos un producto, conseguir crear nuestro propio estilo y marca personal ha de ser una de nuestras principales tareas como escritores noveles. Aquí tenéis algunos consejos para conseguirlo:

-Céntrate en crear tu marca personal y no en tu libro. Acabas de sacar tu primer libro y creas un blog, una página de facebook e incluso una web dedicada a él. Tal vez por vergüenza o pudor, nos escondemos detrás de nuestra obra. El problema vendrá cuando escribamos un segundo libro, un tercero,... ¿Montaremos una web, un blog y una página de facebook para cada uno? ¿De dónde sacaremos tiempo para mantenerlos al día? Eso por no hablar que con cada nueva obra tendremos que empezar de cero porque muy probablemente nuestra obra si sea conocida pero no nuestro nombre como autor. Desperdicio de energias y tiempo.

-Remarca las cualidades que te hacen diferente. Para eso es bueno conocernos bien, saber cuales son nuestras fortalezas, qué cosas destacan de nosotros, cuáles son nuestros valores, que percibe la gente que nos conoce (la cercana y la lejana), y muchas otras cuestiones que nos diferencian del resto. 

-Nuevas tecnologías. Redes sociales, blogs, webs,...son herramientas en el mundo del marketing de hoy en día y serán de gran ayuda a la hora de difundir nuestra obra, nuestro potencial y nuestra marca personal. Trabajar nuestra marca personal eleva nuestra identidad literaria y nos da visibilidad. Nuestro nombre va a aparecer en nuestros libros y los lectores deben entender que ese nombre representa una forma general de escribir, un género y un estilo propios.